Menu
X
Imagen

Alopecia areata: causas, síntomas y tratamientos

¿Qué vas a encontrar aquí?

La alopecia areata es una enfermedad autoinmune que afecta a los folículos pilosos, que son las estructuras en la piel responsables del crecimiento del cabello. En este trastorno, el sistema inmunológico ataca por error los folículos pilosos, lo que lleva a la pérdida de cabello.

Causas

Causas de la alopecia areata

Aunque no se comprenden completamente todas las causas de la alopecia areata, se cree que hay una combinación de factores genéticos y ambientales que contribuyen al desarrollo de esta condición. Aquí hay algunos aspectos clave relacionados con las posibles causas:

  1. Factores Genéticos: Existe una predisposición genética a la alopecia areata. Si tienes antecedentes familiares de la enfermedad, es posible que tengas un mayor riesgo de desarrollarla.
  2. Componente Autoinmune: La alopecia areata se clasifica como una enfermedad autoinmune, lo que significa que el sistema inmunológico del cuerpo ataca por error las células sanas del cuerpo. En este caso, el sistema inmunológico ataca los folículos pilosos, impidiendo que el cabello crezca adecuadamente.
  3. Respuesta a Estrés y Trauma: Se ha observado que situaciones de estrés físico o emocional pueden desencadenar o exacerbar episodios de alopecia areata en algunas personas. Sin embargo, no todos los casos están relacionados con el estrés.
  4. Desregulación del Sistema Inmunológico: La desregulación del sistema inmunológico puede desencadenar la respuesta autoinmune que caracteriza a la alopecia areata. Se desconoce la razón exacta por la cual el sistema inmunológico se vuelve contra los folículos pilosos.
  5. Factores Ambientales: Exposiciones ambientales, como infecciones virales, podrían estar relacionadas con el inicio de la alopecia areata en algunas personas. No obstante, se necesita más investigación para comprender completamente estos vínculos.
  6. Asociación con Otras Enfermedades Autoinmunes: La alopecia areata a veces se asocia con otras enfermedades autoinmunes, como la tiroiditis autoinmune y la diabetes tipo 1, sugiriendo una predisposición autoinmune más amplia.

Es importante destacar que la alopecia areata afecta a personas de todas las edades, razas y géneros, y no hay manera de prevenir completamente su desarrollo. Además, el curso de la enfermedad puede ser impredecible, con episodios de pérdida de cabello que pueden ser temporales o persistentes.

Si experimentas pérdida de cabello o sospechas que puedes tener alopecia areata, es recomendable consultar a un dermatólogo u otro profesional de la salud especializado en trastornos del cabello para obtener un diagnóstico preciso y discutir las opciones de tratamiento disponibles.

Síntomas

Síntomas de la alopecia areata

La alopecia areata se caracteriza principalmente por la pérdida de cabello en áreas específicas del cuerpo. Aquí se describen los síntomas comunes asociados con la alopecia areata:

  1. Pérdida de Cabello en Parches: El síntoma más evidente de la alopecia areata es la pérdida de cabello en forma de parches redondos u ovalados. Estos parches pueden aparecer en el cuero cabelludo, pero también en otras áreas del cuerpo que tienen pelo, como cejas, pestañas, barba o vello corporal.
  2. Pérdida de Cabello Repentina: La pérdida de cabello en la alopecia areata a menudo ocurre de manera repentina y puede desarrollarse en cuestión de días.
  3. Piel Normal en Áreas Afectadas: A diferencia de algunas enfermedades de la piel, la piel en las áreas afectadas por la alopecia areata generalmente se mantiene sana y no muestra signos de enrojecimiento, inflamación ni descamación significativa.
  4. Cabello con Forma de Exclamación: En los bordes de las áreas afectadas, algunos cabellos pueden adquirir una forma de “exclamación”, con un diámetro más estrecho en la base que en el extremo, dando la apariencia de un signo de exclamación.
  5. Cambios en la Textura de las Uñas: Algunas personas con alopecia areata pueden experimentar cambios en la textura de las uñas, como hoyuelos o estrías transversales.
  6. Regeneración del Cabello Blanco: En algunas personas, el cabello que vuelve a crecer en las áreas afectadas puede tener un color blanco o gris, en lugar de su color original.
  7. Progresión Variable: El curso de la alopecia areata puede ser impredecible. En algunos casos, el cabello puede volver a crecer de forma natural, mientras que en otros, la pérdida de cabello puede persistir o recurrir en diferentes áreas.
  8. Afectación de Otras Áreas: En casos más severos, la alopecia areata puede llevar a la pérdida total de cabello en el cuero cabelludo (alopecia totalis) o en todo el cuerpo (alopecia universalis).

Es importante señalar que la alopecia areata no está asociada con dolor, picazón ni otros síntomas físicos. La pérdida de cabello es la manifestación principal de esta condición. Si experimentas síntomas de alopecia areata o pérdida de cabello inusual, es recomendable consultar a un dermatólogo u otro profesional de la salud especializado en trastornos del cabello para obtener un diagnóstico y discutir las opciones de tratamiento disponibles.

Diagnóstico

Diagnóstico alopecia areata

El diagnóstico de la alopecia areata generalmente se basa en la evaluación clínica de un dermatólogo o de un profesional de la salud especializado en trastornos del cabello. Aquí están los pasos comunes que se siguen en el proceso de diagnóstico:

Historial Médico y Examen Físico:

Historial Médico: El médico revisará tu historial médico, incluyendo cualquier antecedente familiar de pérdida de cabello o enfermedades autoinmunes.

Examen Físico: Se realizará un examen físico para evaluar la distribución de la pérdida de cabello y para verificar si hay signos de otras afecciones de la piel o de las uñas que puedan estar relacionadas con la alopecia areata.

Tricoscopia:

Este es un examen que implica el uso de un dispositivo de aumento para examinar de cerca los folículos pilosos y el cuero cabelludo.

Biopsia de la Piel (Ocasional):

En algunos casos, especialmente cuando el diagnóstico no es claro, el médico puede recomendar una biopsia de la piel para analizar una pequeña muestra de tejido del cuero cabelludo. Esto puede ayudar a confirmar la presencia de inflamación típica de la alopecia areata.

Análisis de Sangre (Ocasional):

En algunos casos, se pueden realizar análisis de sangre para verificar si hay evidencia de trastornos autoinmunes u otras condiciones médicas que puedan estar relacionadas con la alopecia areata.

Diagnóstico Diferencial:

El médico puede realizar un diagnóstico diferencial para descartar otras condiciones que puedan causar pérdida de cabello, como la alopecia androgenética (calvicie común), tiña del cuero cabelludo u otras enfermedades autoinmunes.

Seguimiento y Evaluación:

La alopecia areata a menudo se caracteriza por un curso impredecible, con períodos de pérdida de cabello seguidos de períodos de regeneración. El médico puede recomendar un seguimiento regular para evaluar cualquier cambio en la condición y para discutir opciones de tratamiento.

Es importante comunicar al médico cualquier síntoma, cambio en la pérdida de cabello o factor desencadenante que puedas haber observado. Un diagnóstico preciso es crucial para determinar el enfoque de tratamiento más adecuado. Una vez que se realiza el diagnóstico, se pueden explorar opciones de tratamiento, que pueden incluir terapias tópicas, inyecciones de corticosteroides, terapias con luz y otros enfoques dependiendo de la gravedad y la extensión de la condición.

Tratamientos

Tratamientos para la alopecia areata

El tratamiento de la alopecia areata varía según la gravedad de la condición y la respuesta individual de cada persona. Es importante tener en cuenta que no hay una cura definitiva para la alopecia areata, pero hay tratamientos disponibles que pueden ayudar a estimular el crecimiento del cabello y controlar la progresión de la enfermedad. Aquí se presentan algunos enfoques comunes de tratamiento:

Corticosteroides Tópicos:

Se aplican directamente sobre las áreas afectadas del cuero cabelludo. Los corticosteroides tópicos pueden ayudar a reducir la inflamación y estimular el crecimiento del cabello. Pueden estar disponibles en forma de cremas, lociones o soluciones.

Inyecciones de Corticosteroides:

Se inyectan corticosteroides directamente en las áreas afectadas del cuero cabelludo. Este método se utiliza en casos más localizados y puede ser eficaz para promover el crecimiento del cabello.

Terapia con Luz Ultravioleta (PUVA):

La PUVA implica la combinación de un medicamento fotosensible llamado psoraleno con la exposición a la luz ultravioleta. Se ha utilizado en algunos casos de alopecia areata para ayudar a estimular el crecimiento del cabello.

Immunoterapia Tópica:

Se aplican sustancias irritantes, como el difenciprona o el ácido difenciprona, sobre las áreas afectadas para inducir una respuesta inflamatoria localizada y, en teoría, estimular el crecimiento del cabello.

Minoxidil:

Este medicamento tópico se usa comúnmente para tratar la pérdida de cabello. Aunque su eficacia en la alopecia areata puede ser variable, algunos pacientes pueden experimentar mejoras.

Tratamientos Inmunomoduladores:

Algunos medicamentos inmunomoduladores, como los corticosteroides sistémicos o los inhibidores de la calcineurina, pueden considerarse en casos más extensos o persistentes.

Cremas de Antralina:

La antralina es un medicamento tópico que se ha utilizado en el tratamiento de la alopecia areata. Funciona irritando la piel y posiblemente estimulando el sistema inmunológico.

Terapia Biológica:

Se están investigando medicamentos biológicos, como los inhibidores del factor de necrosis tumoral (TNF), para el tratamiento de la alopecia areata en estudios clínicos.

Es importante destacar que la respuesta a los tratamientos puede variar entre individuos, y no todos los tratamientos son efectivos para todos. Además, algunos casos de alopecia areata pueden resolverse espontáneamente sin tratamiento. La elección del tratamiento dependerá de la evaluación clínica del médico y de la discusión con el paciente sobre los beneficios y riesgos de cada opción.

Si tienes alopecia areata o estás experimentando pérdida de cabello, es fundamental consultar a un dermatólogo u otro profesional de la salud especializado en trastornos del cabello. Te proporcionarán orientación específica basada en tu situación individual.

Volver

© Copyright 2021 Medical Directory. Todos los derechos reservados